¿Qué es el Metaverso de Facebook?

Qué es el Metaverso de Facebook y qué peligros entraña

Si queremos saber qué es el Metaverso de Facebook, lo podríamos resumir en que será un híbrido de la actual experiencia social en línea, a veces ampliada a tres dimensiones o proyectada en la realidad física. Además, te permitirá compartir experiencias inmersivas con otras personas, incluso cuando no estés con ellos. Lo que te facilitará hacer cosas que no podrías hacer en la realidad física. Es la siguiente evolución de una larga línea de tecnologías sociales.

Cuando Mark Zuckerberg apareció en la pantalla de la conferencia Virtual Connect de Facebook, no sólo anunció los cambios más allá del nuevo nombre. Transmitió algo más, y es que su cara parecía aliviada. Con la llegada del Metaverso, pretende poner fin a una crisis que dura más de un año y que tiene a los reguladores en vilo, a los empleados huyendo y a los legisladores comparando a Facebook con las tabacaleras.

Como la mayoría de los anuncios de Facebook, el cambio de marca formalizó un cambio que lleva tiempo en marcha. La empresa cuenta ya con más de 10.000 personas que trabajan en proyectos de realidad aumentada y virtual en su división Reality Labs. Esto supone casi el doble de personas de las que trabajan para Twitter. Incluso dice que tiene previsto contratar a otras 10.000 en Europa en breve. Anteriormente, la compañía anunció que invertirá 10.000 millones de dólares este año en adquisiciones relacionadas con el Metaverso, y ha estado adquiriendo nuevas empresas de VR que podrían equivaler a una toma de tierras.

La idea del Metaverso de Facebook es que la "realidad extendida" -la combinación de realidad aumentada, virtual y mixta- se convierta en un medio clave para la participación social y empresarial. Clic para tuitear

¿Sabemos qué es el Metaverso de Facebook?

Un Metaverso es un espacio digital, normalmente representado por representaciones digitales de personas, lugares y cosas. En otras palabras, es un «mundo digital» donde las personas reales están representadas por objetos digitales.

Microsoft Teams y Zoom son ahora espacios virtuales. Puedes estar allí en la sala, pero puedes ser un avatar estático o una transmisión de vídeo en directo. Así que el Metaverso es un contexto más amplio para «reunir a la gente».

El Metaverso puede utilizarse para muchas cosas: reuniones, visitas a fábricas o formación. De hecho, la mayoría de los programas de recursos humanos, relacionados con la adquisición de talentos y el desarrollo de la mano de obra, pueden ser rediseñados para el Metaverso. Y si se utilizan gafas 3D, el Metaverso es totalmente inmersivo.

Hay muchos «casos límite» que aún no se han producido. En cambio, otros como los Tokens No Fungibles (TNF) formarán parte de este mundo. Lo que nos permitirá comprar, poseer, licenciar y proteger activos digitales. La privacidad, la seguridad y la protección de los datos recibirán una gran atención, porque los datos 3D capturados aquí son mucho más grandes que antes. A medida que las gafas y los auriculares sean más asequibles (ojo con Apple en este espacio), es de esperar que estas aplicaciones tengan un impacto en nuestras vidas: en el trabajo, en casa y en los fines de semana.

Hombre con un casco de realidad virtual

El Metaverso, la próxima gran plataforma informática

Los tecnólogos dicen que Internet evolucionará hacia el Metaverso, que representará la próxima gran plataforma en tecnología. Si este concepto puede hacerse realidad, se espera que sea algo tan revolucionario para la sociedad y la industria como los teléfonos móviles.

Se prevé que esta idea se reproduzca, con la principal diferencia de que la distinción entre online y offline será mucho más difícil de definir. Esto podría manifestarse de diferentes maneras. Aunque muchos expertos creen que la «realidad extendida» (RX) -que combina la realidad aumentada, la realidad virtual y la realidad mixta- desempeñará un papel importante.

Hasta ahora, las tecnologías RX se han utilizado principalmente en videojuegos de nicho y aplicaciones empresariales. Sin embargo, a medida que los videojuegos se convierten en plataformas cada vez más sociales, aumenta la probabilidad de que sus características -mundos virtuales explorables y medios continuos con expresión abierta y creativa- se apliquen a otros contextos.

¿Qué te parece el Metaverso de las compras? ¿No te gustaría ir a una tienda virtual desde el sofá de tu casa? Hay que tener en cuenta que el comercio electrónico impulsará el 60% del crecimiento total de las ventas al por menor en los próximos años. Así pues, lo lógico es pensar que las tiendas online evolucionarán para poder compensar el hándicap de lo físico.

Empresas como Amazon entienden las necesidades de los consumidores y sabe que quieren ver lo que compran. Por eso ellos también están trabajando para crear una tienda virtual en la que los clientes puedan comprar productos, alimentos, libros y películas. Así como interactuar con autores y personajes de las películas y poder ver la comida en 3D. Amazon también es propietaria de Twitch, la mayor red de juegos del mundo. ¿No crees que ya están trabajando en esto?

Facebook está descontento con el creciente control de Apple sobre su negocio publicitario. Así que, en cierto modo, están tratando de centrarse en el Metaverso. Clic para tuitear

Lo que Mark Zuckerberg quiere decir cuando habla del Metaverso de Facebook

El CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, tiene tanto control sobre la empresa que invierte constantemente en nuevos productos e ingeniería. Motivo por el cual ha ascendido recientemente al jefe de hardware Andrew Bosworth a director de tecnología. Vale la pena considerar esto a la luz de la última terminología que sale del marketing de Facebook: «metaverso».

Además, el modelo de identidad unificada que parece implicar el Metaverso no sólo es arriesgado, sino fundamentalmente insostenible para un gran número de nosotros. Facebook abordó esta preocupación, cuando anunció el cambio de nombre «Meta». Afirmó que se utilizarán protocolos abiertos y que no se requerirá un inicio de sesión en Facebook. Pero, ¿qué ocurre con un Internet abierto en lo que respecta a la libertad de expresión y la privacidad en este contexto?

Algunas de las preocupaciones que suscita el Metaverso podría plantear grandes riesgos para los más vulnerables, a escala mundial. Por supuesto, asumiendo la buena fe y la suficiente inversión en medidas de privacidad y seguridad por parte de Facebook, sigue habiendo otros problemas. Por ejemplo, la falta de anonimato y los acuerdos bilaterales de intercambio de datos implícitos en este modelo son profundamente preocupantes.

Facebook no duda en recoger datos de terceros e integrar sus servicios con otros. Esta interoperabilidad significa un mayor potencial de vigilancia, no menos. Las amenazas a la libertad de expresión en un sistema como éste son tan directas como el miedo a conectarse a Internet. Sobre todo cuando hay que mantener la privacidad sobre la orientación de la vida real, o el riesgo de que la información personal sobre la salud pueda afectar a la empleabilidad.

Imagen superpuesta de la cara de una mujer con la radiografía de su cerebro.

Tu cerebro está en Facebook

La expansión de Facebook hacia nuevos horizontes tomó a muchos por sorpresa. Hasta ahora, su éxito fue una pequeña sorpresa para los cientos de investigadores, que estudiaban las interacciones sociales en los laboratorios de neurociencia. Durante la última década, estos neurocientíficos han descubierto algunas peculiaridades inesperadas sobre el cerebro. Y todo enlaza hacia una misma gran idea: estamos mucho más orientados socialmente, al nivel de la estructura y los sistemas del cerebro, de lo que tratamos de representar en la vida cotidiana.

Así es como funciona el cerebro social: la red cerebral que siempre está en el fondo es una región que participa en el pensamiento sobre uno mismo y otras personas. Esta red es tan omnipresente que se ha denominado la «red por defecto». Cuando no está haciendo otra cosa, el pasatiempo favorito del cerebro es pensar en la gente. De hecho, desconectamos esta región cuando hacemos cualquier otro proceso activo, como las matemáticas. Un estudio demostró que la inactividad, aunque sea tan sólo de dos segundos, hace funcionar esta red por defecto.

El peligro de aislarnos socialmente

En los últimos años han surgido muchos estudios sobre la importancia de las interacciones sociales humanas para nuestro bienestar. Sabemos, que las recompensas sociales encienden los circuitos de recompensa del cerebro, más que las recompensas no sociales. Por eso, las amenazas sociales, tales como sentirse sólo o condenado al ostracismo, encienden el centro de la amenaza más que las amenazas no sociales. Incluso hemos visto que el dolor social, como vivir aislado a causa de un confinamiento por COVID-19, ilumina las mismas regiones que el dolor físico.

Hace poco nos enteramos de que el puesto en el que estás en el orden jerárquico de un grupo de personas que realizan un test de inteligencia, tiene un impacto en tu propio coeficiente intelectual. Incluso sabemos que los hábitos sociales positivos son más importantes para la salud que la dieta y el ejercicio. (Sorprendentemente, el consumo moderado de alcohol es probable que alargue tu vida más que el no beber, probablemente debido a los beneficios sociales.)

Este tipo de hallazgos explican el éxito de los medios de comunicación social. Estamos dando a la gente algo que excita profundamente el cerebro de forma muy condensada, lo que los hace regresar. Después de todo, el cerebro está diseñado para minimizar el peligro, y maximizar las recompensas. En una sociedad moderna con pocos peligros reales, nos centramos en las actividades más gratificantes que requieren de un esfuerzo mínimo (minimizar el esfuerzo también es visto como una recompensa).

Si te preocupa la justicia social y la libertad de expresión, sería un error dejarte llevar por el ‘hype’ del Metaverso. Pero ignorarlo también sería un error. Clic para tuitear

Los medios sociales, estímulos neuronales azucarados

Aquí está la semilla del problema. Los medios sociales pueden ser tan gratificantes que sobrepasan nuestra capacidad para concentrarnos en otras cosas. Nuestro cerebro tiene un circuito terriblemente débil para inhibir los impulsos, especialmente los impulsos que se ven deliciosos. Al igual que nuestra limitada capacidad para hacer cálculos complejos en nuestra cabeza, el control de los impulsos es un recurso limitado que cansa con cada uso. Durante décadas, los comerciantes de alimentos han utilizado este control de los impulsos en contra nuestra, hasta el punto de que ahora hay más personas con sobrepeso que personas que se mueren de hambre en el mundo. Esto es en gran parte debido a las calorías vacías que consumimos. Nuestras mentes pueden seguir el camino de nuestra cintura, como resultado de las «calorías neuronales vacías»: forraje para el cerebro que estimula pero no llena.

Hay un circuito para «buscar» y un circuito para «gustar». La respuesta del gusto echa abajo los circuitos de la búsqueda. Sin la respuesta de gustar, somos como la rata que presiona el nivel de una y otra vez para conseguir un poco de dopamina, olvidándose de comer y de descansar.

El peligro que entraña el Metaverso de Facebook

El circuito que se activa cuando te conectas es el circuito de búsqueda de la dopamina. Sin embargo, cuando nos conectamos con la gente en línea, no tendemos a querer conseguir como recompensa la oxitocina o la serotonina. Estas aparecen cuando nos vinculamos con alguien en tiempo real. Especialmente cuando nuestros circuitos resuenan con un tiempo real compartido mediante emociones y experiencias. Dicho lo cual, no te sentirás igual de satisfecho hablando con 50 personas en Facebook que en persona. Un exceso de dopamina crea una hiperactividad mental que reduce la capacidad de enfoque más profundo.

Si tu trabajo es mantenerte «arriba» todo el tiempo, un estado de hiperactividad mental no es un problema. Pero olvídate de tratar de centrar tu atención, pensar profundamente, o aprender algo. Un estudio realizado por estudiantes de psicología en un colegio, descubrió que los jóvenes que pasan más tiempo en Facebook, tienen más probabilidades de desarrollar hábitos de estudio más bajos y débiles. Los usuarios de Facebook muestran signos de ser más sociables, pero también son más propensos a estar ansiosos, hostiles o deprimidos. Casi una cuarta parte de los adolescentes de hoy revisan Facebook más de 10 veces al día, según un estudio realizado en 2009 por Common Sense Media.

A lo largo de la historia, cada vez que una nueva tecnología surgía se producía un cambio dramático en la forma de interactuar de la gente. Esto implica un tiempo a nuestros hábitos humanos para ponerse al día. Cuando el automóvil llegó por primera vez, la gente podía conducir a cualquier velocidad y en cualquier dirección. Finalmente, las normas de circulación y los límites de velocidad se pusieron en marcha, y el mundo se volvió un lugar más seguro. Facebook no es malo per se, al igual que los coches no son malos. Sin embargo, nuestra relación con el automóvil es más segura en general con algunas reglas unidas a una buena educación vial.

Cartel con la frase "My brain has too many tabs open"

Conclusión

El Metaverso es un mundo hipotético que aún no podemos predecir; todavía está en la fase de conceptualización.

Sin embargo, el inversor Matthew Ball identifica siete atributos que pueden ayudar a las mentes curiosas a imaginar cómo podría tomar forma. Entre ellos, su persistencia (no hay un «encendido» o «apagado» obvio para acceder a ella), su sincronización (que existe en tiempo real) y su interoperabilidad, además de estar poblada por contenidos y experiencias tanto de individuos como de empresas.

Tal vez tenemos que empezar a pensar en algunas reglas de tráfico y límites de velocidad para el uso de medios sociales. Sin duda es importante para nuestros niños, cuya auto-regulación de los circuitos se acaba de formar. Por eso, dado que la autorregulación no es uno de nuestros puntos fuertes en la sociedad moderna, tal vez todos necesitamos una mejor comprensión del impacto de esta nueva herramienta en nuestra propia capacidad de pensar.

La idea de lo qué es el Metaverso de Facebook parece prometedora. Razón por la cual muchas de las mayores empresas tecnológicas del mundo están invirtiendo en su desarrollo. Si se puede materializar, es concebible que cambie el comportamiento de los consumidores y las empresas.

Infografía: ¿Qué es el Metaverso de Facebook?

Infografía ¿Qué es el Metaverso de Facebook?